En sus espectáculos se le ve con naturalidad, destreza y entusiasmo.
Gran capacidad de comunicación dando como resultado una gran sensación de magia en el show.
Ambicioso y enérgico, hacen de él una persona que con una buena preparación puede llegar lejos.

Adrián Lillo, Alicante